Wakayama, la prefectura que está por descubrirse al turista


Por segunda vez en lo que va de año el Gobierno de Wakayama, en colaboración con la Oficina Nacional de Turismo de Japón, ha llevado a cabo el seminario “Camino de Kumano y Wakayama” en Madrid; evento en el que Noriyuki Shiba, responsable de la División de Intercambio Turístico del Gobierno de Wakayama, ha explicado los diversos atractivos de la región.

#Wakayama, una asignatura pendiente para el turismo internacional

Wakayama, prefectura perteneciente a la frondosa Penísula de Kii, es una zona de gran reconocimiento a nivel nacional, aunque aún algo recóndita a ojos del turista extranjero. La Península de Kii cuenta con tres áreas sagradas; dos de las cuales se encuentran en Wakayama: Kumano y Koyasan.

Tres son, también, el número de religiones que conviven en esta península en perfecta armonía y de cuyo legado arquitectónico aún podemos disfrutar en cualquiera de sus rincones.

Kumano es la zona más turística de la región gracias a sus extraordinarios paisajes y templos, entre los que destacan los de Seigantoji, Hayatama y Hongu (los “tres grandes templos de Kumano”). Según la creencia budista, estos templos protegen el presente y el futuro del viajero que los pisa, además de purificar su pasado.

El sendero que conecta estos tres edificios es la conocida como Kumano Kodo (“el Camino de Kumano”). Aunque existen numerosas rutas de mayor y menor dificultad, la de Nakahechi, de más de 1000 años de antigüedad, es por la que se decantan la mayoría de turistas que visitan Wakayama.

A lo largo de sus 70 km se atraviesan bosques, ríos y montañas, además del arco torii más grande del mundo (en Hongu) y la cascada más alta de Japón (Nachi). También existe la posibilidad de realizar el tour por río a bordo de un bote tradicional en un trayecto de 90 minutos de duración.

Kumano Kodo & El Camino de Santiago, hermanamiento hispano-japonés

Como curiosidad, Kumano Kodo y el Camino de Santiago español son dos rutas hermanadas por ser los únicos caminos de peregrinación en el mundo en ser denominados Patrimonio de la Humanidad.

Desde 2015, aquellos peregrinos que hayan completado ambas rutas pueden pedir un certificado doble expedido en papel tradicional washi y acompañado de un pin acreditativo. Desde que se pusiera en marcha este proyecto (“The Dual Pilgrim Programme”) ya son más mil personas las que se han hecho con su certificado.

Koyasan, tradición en estado puro

De una belleza también indudable es la otra gran región sagrada de Wakayama: Koyasan. Si Kumano es famoso por su ruta de peregrinación, Koyasan lo es por sus fantasmales bosques y su descomunal cementerio (el más grande de Japón, con más de 200 000 tumbas).

Pero tampoco faltan los templos por aquí; en concreto, hay nada más y nada menos que 110. Por suerte para los turistas, 52 de ellos hacen las veces de hostal y alojan a viajeros internacionales. Se trata de una experiencia única en la que, además de convivir día a día con un monje budista, el húesped puede disfrutar de diversas actividades y ceremonias tradicionales (tales como meditación akijan y escritura de sutras) y probar la mítica ‘dieta de los monjes’.

Y si uno se cansa de tanto templo, siempre puede unirse a los cerca de tres millones de turistas que cada año se desplazan a Shirahama a disfrutar de su impresionante playa de arena blanca, su famoso zoológico Adventure World y sus resorts de aguas termales (onsen).


  • Aquellos interesados en visitar Wakayama pueden encontrar información detallada en español en la Guía Oficial de Viaje de Wakayama en el siguiente enlace.
  • La región de Kumano también dispone de una página web en español con información relativa a destinos, alojamiento y transporte hacia la región.
Previous ¡Así vivimos el seminario sobre la prefectura de Gifu!
Next Nengajo 2018, Un concurso para los artistas amantes de Japón