Takakonuma Greenland, un parque de atracciones de leyenda


Si hay algo que no le falta a la tradición y cultura japonesa son sus mitos o leyendas. Y la historia de Takakonuma Greenland es un claro ejemplo representativo de lo que decimos.

Aunque en un tiempo sus atracciones destinadas al entretenimiento fueron reales en la localidad de Hobara, cerca de Fukushima, hoy en día no es más que objetivo de las escenas más oscuras a través de sus historias.

La leyenda de Takakonuma comienza como muchas otras con un sueño. Makoto, un infeliz empresario sin mucho éxito y menos dinero, se obsesionó con la idea de construir su propio parque de atracciones en una época en la que este tipo de diversión era tendencia.

Sin posibilidad de ejecutar su plan, recurrió a Ama-no-jaku, un malvado y poderoso Oni con la capacidad de hacer cumplir el plan de Makoto a cambio de pagar un alto precio, su hija.

El empresario, decidido y únicamente obsesionado con su parque de atracciones, pactó con este Oni a cambio de todo el dinero que pudiera necesitar para su construcción.

Así, llegado el día de inauguración, se dio movimiento a las atracciones ante la mirada de Makoto, al mismo tiempo que la vida de su hija desaparecía.

takakonuma-3

Takakonuma Greenland. El parque de atracciones que pocos disfrutaron

Sin una fecha determinada en los registros de duración de la apertura del parque y sus posibilidades de ocio, quedó abandonado por años ante la extraña muerte del empresario.

La actividad fue retomada en 1983 por un nuevo valiente quien en 1999 y tras los también extraños acontecimientos y sus al menos 6 muertes registradas en este periodo, dio por perdida la batalla.

takakonuma

El misterio de Hobara continúa

Aunque rodeado de vida salvaje y oxidado por el paso del tiempo, la leyenda del parque de atracciones sigue desarrollándose.

Desmantelado por el Gobierno Japonés, todavía hay quien dice que ve las atracciones del parque en funcionamiento o incluso que han visto caminando a la imagen de la hija de Makoto entre las calles de la creación de su triste padre.

Aunque lo cierto es que tras exhaustas jornadas de investigación por la red y navegando entre caracteres japoneses, lo único que podemos dar por fiable de esta leyenda es el parque de atracciones.

El que un día fue objeto de entretenimiento y alegría para la población japonesa hoy se encuentra sumergido en un mar de incógnitas y desgracias que nadie ha podido verificar.

¿Fue real la imagen y el deseo del empresario Makoto? ¿Dónde están los registros de accidentes y suicidios en su segundo periodo de actividad?

Solo hay una cosa más que podemos añadir. Nunca penséis en un pacto con Ama-no-jaku. Siempre está escuchando.

takakonuma-2

Fotografías: Jens Eriksson

Previous "Sushi" de supermercado, ahora también en Mercadona
Next Mini NES Classic Edition, artículo de ¿colección o especulación?