La extraña superstición de los números en Japón


Las supersticiones japonesas están muy arraigadas en la cultura e historia del país con una creencia bastante extendida y con raíces en la historia más antigua del Japón. Tal es su creencia y extensión que en la cultura son utilizadas para dar lecciones o consejos prácticos.

Compartiendo supersticiones con otras culturas asiáticas como la china o la coreana, con quienes mantienen lazos históricos y culturales significativos, encontramos coincidencias en la extraña superstición de algunos números que parecen ser evitados.

Un ejemplo es el número cuatro, del que dicen que da mala suerte ya que en japonés”cuatro”: Shi (四) y “muerte”: Shi (死) se pronuncian igual.

Una buena parte de la superstición japonesa se relaciona con el idioma. Los números y los objetos que tienen nombres que sean homófonos, las palabras tales como “muerte” y “sufrimiento”, típicamente se consideran que traen mala suerte.

Los números

En muchas ocasiones la cultura oriental nos ha sorprendido por sus supersticiones y creencias, pero ¿qué sabemos de los números tabú? . Aquí encontramos, como ejemplo, los números 4,9 y 43. La razón por la que no puedan ser dichos está relacionada al significado de su pronunciación.

Según se explica, el número 4 se pronuncia casi igual que la palabra “muerte”, y el número 9 como la palabra “dolor”. Es por ello que en ningún hospital del país del Sol Naciente existen estos dos pisos.

También debes saber que por razones de pronunciación en algunos hospitales, no en todos, no existe la habitación número 42 ya que es de mal augurio, pudiendo ser su significado la expresión “prepararse para morir”.

Y en los casos relacionados a la maternidad ni siquiera se pronuncia el 43 ya que suena igual a “parto muerto”.

Sin embargo, no todo es temor a los números en Japón, ya que muchas familias nombran a sus hijos mediante estos, siendo los nombres más comunes: Ichirō , Jirō , Saburō , Shirō y Gorō para el primer hijo, el segundo, el tercero, el cuarto y el quinto, respectivamente.

Previous Ryōan-ji, un templo Zen repleto de armonía en Kioto
Next Una primavera de festivales en Japón