Shikoku se presenta en España


La pasada semana se celebró, en Madrid, un seminario de mano de la Organización para la Promoción del Turismo de Shikoku, en colaboración con la Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO), con la finalidad de dar a conocer la enorme oferta cultural, gastronómica y turística de dicha región en España.

Shikoku es un conglomerado de islas localizadas al sur de Japón. Incluye las prefecturas de Ehime, Kagawa, Kochi y Tokushima, siendo Matsuyama la ciudad más extensa y poblada de la región.

Shikoku es un área mayoritariamente rural, y fueron precisamente sus imponentes paisajes (prácticamente vírgenes) los protagonistas de este seminario. Los remolinos de Naruto, la Garganta de Oboke, el Parque Ritsurin (ampliamente conocido como uno de los más bellos de todo Japón) y las vistas del Océano Pacífico desde la costa de Kochi son algunos de los grandes atractivos paisajísticos de la región.

Pero Shikoku tiene mucho más que ofrecer al turista; los amantes de la cultura japonesa disfrutarán del festival veraniego Awa Odori de Tokushima, con parada obligatoria en el museo dedicado a este evento, o el festival internacional Art Setouchi de Kagawa, que se da cita cada tres años para convertir las islas del Mar de Japón en galerías de arte al aire libre.

Tratándose de una zona dominada por el mar y la montaña, no podían faltar toda clase de actividades al aire libre, tales como ciclismo a lo largo de la ruta Shimanami Kaido, paseo en canoa por las aguas cristalinas de los ríos de Kochi (los más limpios de Japón), paseos submarinos por Ehime y el plato fuerte de cualquier viaje por el sur del país: la ruta de peregrinación Shikoku Henro.

Shikoku Henro es una ruta similar al Camino de Santiago español. Con sus 1700 km de extensión y un total de 88 templos a visitar, Shikoku Henro es la actividad perfecta para los que sienten que el Kumano Kodo se les ha quedado algo corto. Una de las grandes ventajas de Shikoku Henro frente a otros caminos similares es que no es necesario seguir una ruta establecida, y tampoco es imprescindible recorrerlo a pie. Se puede realizar en coche, en bicicleta, en autobús… como mejor nos venga o más nos apetezca. Y sea cual sea el trayecto elegido, el paisaje será conmovedor en todos los casos.

Otro de los puntos fuertes de Shikoku, tal como nos explicó el Sr. Matsuda de Tourism Shikoku, es su variada gastronomía, y es que cada una de sus prefecturas cuenta con platos propios (y todos suculentos). No podemos irnos de Shikoku sin probar el uwajima (arroz con besugo) de Ehime, el baratísimo y saciante sanuki udon de Kagawa, el tataki de bonito de Kochi y el ramen especialidad de Tokushima.

A Shikoku se puede acceder por tierra, mar y aire desde todas las grandes urbes del país. Desde Tokio existen vuelos directos a Matsuyama procedentes de Narita y Haneda y tren a Matsuyama, Tokushima, Takamatsu y Kochi con transbordo en Okayama. Desde Kansai también existen autobuses nocturnos y barcos con salida en Hiroshima y Wakayama. Fukuoka es otro posible punto de partida por cualquiera de las vías anteriormente mencionadas hacia Shikoku.


Previous Comienza la floración del cerezo en Japón
Next 10 rasgos únicos de Shikoku, la isla más espiritual de Japón