“Sabor de Japón” . Así lo comimos


La comida japonesa hace ya décadas que dejó de ser una gastronomía exótica e inusual para el comensal español; y es que España cuenta ya con aproximadamente 800 restaurantes de comida nipona repartidos por todo su territorio, desde que el ilustre Fuji de Las Palmas de Gran Canaria abriera sus puertas allá por mediados de los 60. No obstante, aunque casi todos nosotros hayamos probado el sushi, los fideos udon y el té verde en alguna ocasión, todavía existe una vasta suma de productos y elaboraciones japonesas que desconocemos.

La pasada semana se realizó un evento en el establecimiento Kitchen Club de Madrid ideado para acercar estos productos menos conocidos a los profesionales de la hostelería españoles, con la finalidad de que, poco a poco, se introduzcan en las cartas de restaurantes y comercios tanto asiáticos como aquellos de comida mediterránea de nuestro país. El evento, que se llevó a cabo en el marco del 150 aniversario del Establecimiento de las Relaciones Diplomáticas entre Japón y España, fue organizado por el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón (MAFF) y contó con la presencia del Ministro Hirata de la Embajada de Japón en España y de Masaharu Tada, Chef de la Residencia del Embajador en nuestro país.

 

Tras sendas presentaciones de los organizadores e invitados, fue el director de la web Comer Japonés y “Embajador de Buena Voluntad de la Gastronomía Japonesa” Roger Ortuño Flamerich, el encargado de poner en marcha el evento con una conferencia en la que se analizaron los platos clave de la gastronomía nipona, así como algunos de los puntos en común que las cocinas japonesa y española comparten, y varios de los restaurantes más emblemáticos de nuestro país que ofrecen o están enormemente influenciados por la comida nipona.

Un total de 15 empresas, tanto españolas como japonesas, se dieron cita en el céntrico local madrileño para mostrar y dar a probar sus productos al público asistente.

Entre los distintos puestos nos encontramos una enorme y diversa variedad de productos para contentar a todos los paladares y estómagos: salsa de curry de S&B, crema y carne de soja de Fuji Oil, el clásico y conocidísimo ramen instantáneo de Daisho, vinagre de arroz y de otros cereales de la marca Uchibori Vinegar, mayonesa Kewpie, harina especial para las técnicas culinarias karaage y tempura de Nisshin Foods, diversos tipos de salsa para okonomiyaki —el plato estrella de la región de Kansai— de Otafuku Sauce, suculento arroz gourmet Kinmemai en distintas elaboraciones de parte de la empresa nipona Tokyo Rice Corporation, bebida de matcha de la marca española Umaicha en sus tres versiones , viruta de bonito seco de Wadakyu Europe, salsa de soja y vinagreta del cítrico japonés yuzu de Onojin Co, zumo y pimienta, también de yuzu, de Yuzuka-Honten, y, como no podía ser menos, una generosa colección de botellas de sake y otras bebidas alcohólicas niponas de la mano de Asahi-Shuzo Sake Brewing, King Alcohol Industries y Zen-Noh.

También pudimos contar con la presencia de la empresa de importación de alimentos japoneses líder en España, Tokyo Ya, que es, a su vez, la responsable de que podamos adquirir muchos de los productos anteriormente mencionados en nuestra tierra.

Los asistentes al evento también pudimos disfrutar de una sensacional demostración de cocina, de manos del chef de la Residencia del Embajador, en la que se nos enseñó a elaborar un par de platos clásicos japoneses, tales como sushi y tortilla al estilo japonés dashimaki tamago; todos ellos elaborados con productos galardonados con la certificación Sabor de Japón.

Asimismo, también tuvimos la ocasión de presenciar una curiosa demostración de ‘fritos’ cocinados con la revolucionaria tecnología de Dr. Fry; un innovador utensilio de la empresa tecnológica nipona Evertron que pretende revolucionar el mundo de la cocina al reemplazar las freidoras convencionales por una máquina que controla la temperatura del producto a un nivel molecular, y que también se puede emplear para hornear y cocer al vapor. Algunos de los alimentos que pudimos degustar, todos ellos fritos in situ con este aparato, fueron boniatos, tofu, karaage (pollo frito) vegetariano e incluso plátanos (¡que estaban buenísimos!)

 

Aquellos restaurantes o tiendas que quieran convertirse en “embajadores” de los productos agroalimentarios japoneses en España pueden echarle un vistazo a la web de JETRO en el siguiente enlace, donde se especifican (en inglés) los requisitos necesarios para conseguir dicha certificación y el proceso a seguir para poder enviar la solicitud.

Previous El hanami en Tokio. La capital nipona se tiñe de rosa con la floración del cerezo
Next Japón regresa a Huelva con el II Simposio Hispano-Japonés de Cultura y Educación