Reiki, Pseudociencia japonesa en forma de terapia


A lo largo de nuestra vida se producen bloqueos internos que dificultan la circulación de la energía, por ello a veces nos sentimos desarmonizados.

Cuando nuestra energía vital (Ki) es fuerte, estamos física, emocional, mental y espiritualmente sanos. Cuando nuestra energía vital está en un nivel muy bajo, podemos desequilibrarnos o enfermarnos en varias formas.

Una de las maneras en que podemos reabastecernos de Fuerza Vital es usando Reiki.

Reiki es un técnica Holística ya que armoniza y desbloquea todos los planos del ser humano, físico, mental, emocional y espiritual.

No agrede al cuerpo de ninguna manera y tampoco crea adicción ni efectos secundarios o colaterales ya que no se utilizan sustancias químicas ni elementos extraños al cuerpo sino solo la energía de vida que está presente en todo ser vivo.

Reiki, terapia para todo y para todos

Entre las aplicaciones de la práctica del Reiki podemos encontrar algunas como la liberación de emociones reprimidas, aumento del nivel energético, ayuda durante el embarazo y el post parto, facilitar el sueño o disminuir el abatimiento entre otros.

A través de este método, hacemos que nuestro cuerpo se vuelva más sano, el pensamiento se vuelva más calmado y aumentemos la alegría de vivir.

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.

Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS).

Actualmente existen muchas corrientes de Reiki y en cada una de ellas se enseña de una forma distinta, sin embargo en todas se canaliza la misma Energía Universal, de ello es que estas corrientes de Reiki actúan bajo el mismo principio.

Después de haber leído la cantidad de aplicaciones posibles, ¿qué opinión os merece? ¿Lo habéis probado? ¡Queremos leer vuestras opiniones y experiencias!

Previous #Yo-Kai Watch, los espíritus salen a disfrutar del XXII Salón del Manga de Barcelona
Next Zenshoan. Un tesoro terrorífico