Descubriendo el Ramen 37 38. Un restaurante en Nagai Park.


Los mejores lugares no se encuentran, se descubren

Es una máxima que tiene que estar presente en la cabeza y que siempre nos ha funcionado. En ocasiones, no es bueno planear cada paso que vamos a dar durante el viaje. También hay que dejar algo al azar. Y éste es el caso del restaurante Ramen 37 38.

Permitimos que el azar nos guiara hasta este lugar situado en un lateral del parque Nagai en el sur de Osaka. Aunque su nombre nos resultó extraño para un local de ramen, en un principio, su carta no parecía destacar sobre otros lugares.

El restaurante, con una oferta del típico set de lunch (acompñado de dos onigiris), acentuaba en varias de las opciones el clásico shiro miso ramen que, desde aquí, os invitamos a comer en vuestra próxima visita a Japón.

Sin embargo, si dedicas unos minutos a estudiar la propuesta del restaurante, puedes ver que alguna de las especialidades destaca sobre las demás. como es el caso del ramen de miso aderezado con queso.

Buena acogida y buen servicio

Ramen 37 38 es más que un restaurante donde comer. Con un toque negro en casi todo el local, consigue que te encuentres cómodo para disfrutar de tus platos en un ambiente relajado.

El componente humano lo aportan los trabajadores, muy simpáticos, que anunciaban a pleno pulmón la entrada de los clientes, sus pedidos y sus salidas. Algo muy japonés que se agradece ver en este tipo de negocios cuando vas a comer o cenar.

Tras recomendarnos por parte del camarero para hacernos con el set de lunch, nos lanzamos a la aventura.

Apenas 10 minutos después de nuestra solicitud, llegan los platos. Dos onigiris, que hacen de entradilla al plato principal, bien aderezados con especias y encurtidos que les daban un sabor muy especial, no haciendo para nada pesado comerlos.

El plato principal

Después de los entrantes, llega lo principal. Un ramen cubierto con una nube de queso cheddar que se corona sobre el centro del cuenco. A los lados, dos piezas de cerdo bien cocinadas.

Cada uno de los elementos del plato los encontramos cocinados de la forma adecuada. Los fideos, en su punto, y la carne, bien preparada. Hablando del caldo, podemos decir que los cocineros del local saben bien como preparar una buena sopa. ¡Muy sabroso!

El queso, siendo el aporte curioso y extraño, no desentonaba con el resto de los ingredientes. Al no ser un producto de sabor extremadamente fuerte, tan sólo aporta un lejano sabor al sorber la sopa. Sorprende la integración del cheddar con el resto de ingredientes. A pesar de nuestras primeras dudas, nos acabó sorprendiendo gratamente gracias al toque untuoso muy agradable que le aportaba a la sopa.

Apúntalo en tu agenda

Después de una grata experiencia en Ramen 37 38 poder calificarlo de recomendable.

Este restaurante es un magnífico local donde degustar éste  famoso plato de la cocina japonesa. Sabemos que existen infinitas alternativas en cualquier lugar del mapa donde poder hacerlo pero, si pasáis por Nagai Park en Osaka os aseguramos que repetiréis.

Previous ¿Actividad o Relax? Un paseo por las dos caras de Tokio
Next ¿Estudias japonés? 5 Kanjis llenos de trazos