Nakasendo, un viaje al Japón del pasado


Nakasendo es el antiguo camino japonés que conectaba las ciudades Kioto con Edo (hoy Tokio) en el período Edo (1603-1868) y que se extendía a lo largo de 534 kilómetros, pasando por las prefecturas de Saitama, Gunma, Nagano, Gifu y Shiga.

La ruta estaba formada por un total de 69 estaciones y era transitada por los gobernantes feudales, comerciantes y artesanos. Hoy en día aún se conservan algunos  tramos de este antiguo sendero entre los que destaca el que une las localidades de Magome y Tsumago, convertido en una de las propuestas más interesantes para hacer senderismo y admirar la arquitectura del antiguo Japón, que mantiene a estos pueblos en la atmósfera feudal del periodo Edo, de hace unos 300 años.

El recorrido transcurre por el valle de Kiso entre Magome y Tsumago, con una distancia de unos 8 kilómetros que se pueden recorrer a pie. El tramo, de unas tres horas de duración, permite disfrutar de la belleza natural del valle y de estas dos localizaciones, que aún conservan su aspecto original.

El camino se puede iniciar en Magome, una pequeña localidad situada en una zona escarpada y cuyo punto más alto cuenta con un mirador desde donde admirar las espectaculares vistas al valle.

Tras visitar el museo local, las casas de té o descubrir pequeñas tiendas con encanto el recorrido continúa por zonas boscosas, transcurre junto a molinos, pequeñas aldeas, santuarios, y paisajes como los que ofrecen las cascadas de Medaki y Odaki o los tradicionales arrozales.

En el camino el viajero encontrará además, cada ciertos metros una campana para hacer sonar y ahuyentar así a los posibles osos de los alrededores.

El punto final de este tramo de la ruta Nakasendo es Tsumago, donde pasear por sus calles empedradas y admirar la antigua arquitectura de casas, tiendas y restaurantes traslada al viajero al Japón más tradicional.

En ambas localidades también se puede disfrutar de los ryokan, alojamientos típicos del país con habitaciones de tatami y de los onsen, donde disfrutar de un baño en aguas termales.

Se puede llegar a la ruta Nakasendo en tren desde Nagoya hasta la estación de Nakatsugawa en la línea JR Chuo “Shinano” en un trayecto de unos 48 minutos y continuar hasta Magome en autobús.


Previous El Emperador del Japón concede la Orden del Sol Naciente a Óscar Ramos, profesor de la Universidad de Valladolid
Next Museo Mori. Un paseo cultural por Tokyo