Música, maquillaje y pelucas. Lo necesario para la ejecución de Fuji Musume y Renjishi


Con toda la atención puesta en el conjunto de representación, a menudo dejamos pasar por alto elementos que bien se podrían calificar de una misma extensión del actor en la escena del kabuki.

¿Y qué más puede haber que un actor y sus ayudantes? La peluca, personalizada. La música, que ambienta e introduce a los actores en situación y el maquillaje, la forma final de la expresión.

Katsura · La peluca

Es necesario saber que un actor de Kabuki nunca sale a escena sin peluca. Las pelucas son creadas individualmente para cada actor y para ello se hace un molde de cobre de la cabeza del intérprete.

El artesano inserta el pelo de uno en uno en la tela de seda que más tarde pasará al molde. Tras este proceso, el toko-yama, es decir, el artista que peina las pelucas, lo hace según el estilo de cada personaje.

La peluca que aparece en la primera obra está compuesta de pelo humano y tiene un peso aproximado de 5 kg.

Por su parte las pelucas  utilizadas en la parte del león en Renjishi están compuestas de pelo de yak, palabra tibetana que hace referencia a una vaca de abundante pelaje lanoso originario de las montañas del Asia Central y del Himalaya.

Su peso es de alrededor de 3 kg. Estas pelucas tardan  aproximadamente un mes en ser confeccionadas y es el peinador de las mismas el que ayuda a los actores, ya que por su gran tamaño no pueden ser colocadas por el propio actor.

Como dato curioso destacar que, en otras ocasiones, las pelucas pueden ser confeccionadas con pelo de oso o mono.

El maquillaje

El maquillaje de Kabuki deriva del nihongesho, el maquillaje tradicional de Japón. En Kabuki, cada actor se maquilla a sí mismo, ya que lo consideran como una parte de preparar el papel del personaje.

Para el personaje de onnagata, el que aparece en la primera obra, se utiliza principalmente el blanco, el negro y el rojo con los que se ayuda a expresar matices como la edad, la profesión o la clase social.

Generalmente cada actor tarda alrededor de treinta minutos en maquillarse para cada personaje. La blancura de la tez indica la clase social, cuanto más blanco significa que pertenece a una clase social más elevada. El negro es para las cejas y las rayas de los ojos y el rojo para los labios y los ojos.

Para un papel joven se pinta el labio inferior más fino, mientras que para un papel de mujer adulta se pinta más ancho. En cuanto a las cejas, no se dibujan en forma de pico sino en línea recta. En los ojos también se aplica el color rojo que se llama Mehari.

Para el papel de una bella joven, como es el caso de nuestra protagonista, pintan la parte inferior del ojo con una línea más ancha.

Por su parte, en Renjishi se utiliza el Kumadori que es el maquillaje empleado para este estilo de Kabuki. Para su aplicación se utilizan los propios dedos ya que así es más sencillo conseguir los matices perfectos que requiere cada personaje.

Como hay una amplia variedad de este tipo de maquillaje, en esta representación se va a utilizar el estilo denominado Mukimi-guma, que destaca por los rayos rojos alrededor de los ojos. Este fin acentuar los músculos y definir el rostro de los personajes ar el fuerte carácter de los mismos.

La música

Treinta minutos antes de que se inicie la representación los actores empiezan a escuchar un sonido sostenido como de golpe de madera. Significa que es la hora de empezar a prepararse.

Los propios actores lo escucharán en repetidas ocasiones, indicándoles que es el momento de maquillarse o de vestirse. Este mismo sonido lo escucharán los espectadores cinco minutos antes de que empiece la representación.

Seguidamente, mientras se abre el telón, los golpes se van a suceder con mayor rapidez. Tras una breve pausa, se produce un “chon” que marca el inicio de la obra. Este es el sonido de las tablillas llamadas hyoshigi (dos bloques de roble rectangulares de 25 x7 cm).

Este sonido tendrá un gran protagonismo a lo largo de la obra ya que volverá a escucharse repetidamente en los momentos más álgidos de la
representación.

En la mayoría de obras de Kabuki se utiliza el estilo nagauta o canción larga. Es una música melódica adecuada para el acompañamiento de danzas de gran duración. Es el estilo que aparece en Renjishi.

El instrumento central es el shamisen. El resto del elenco musical se denomina Narimono y está formado por los tambores y las flautas. Además, los espectadores podrán escuchar sonidos como el del viento.

El Kabuki tiene como particularidad el describir con sonidos la escenografía de la representación.

Los cantos que acompañan a la obra recuerdan a los cánticos tradicionales de Japón. En ellos, el vocalista comenta los pensamientos y las emociones de los personajes y describe la escena.

Previous Fuji Musume & Renjishi; Todo lo que tienes que saber sobre las obras
Next El primer museo de arte digital de Tokio Borderless Art abre sus puertas