Mini NES Classic Edition, artículo de ¿colección o especulación?


Con el lanzamiento al mercado europeo de la videoconsola Nintendo Classic Mini NES, muchos hemos vuelvo a nuestra infancia a golpe de botón. Y puede que sea ese el motivo -sentimiento retro- por el que hoy somos tan críticos con los oportunistas.

Nintendo, con una estrategia de marketing ideal en la que ha sabido rememorar los maravillosos años 80 y sus flyers de publicidad extravagante y llamativa, no solo ha captado la atención de los más veteranos de la escena. Ha llegado, de una manera desafortunada, hasta el infinito y más allá.

Casi entrando en lo personal como coleccionistas y fans de Nintendo, hemos visto como un gran número de especuladores han prostituido una vez más el coleccionismo no sólo retro, si no cualquier tipo de coleccionismo por llevarse al bolsillo cuatro duros mal contados.

nes-mini-classic-juegos

Los bits clásicos venden. Pero se revenden aun mejor, que están de moda

O eso han debido pensar los que intentando marcarse una jugada maestra reservaron su edición por aquí y por allá.

– Jugada redonda, -sonaba en sus cabezas-, compro por 60€, vendo por 200€. Y si tengo 5 reservas, 140€ x 5 son… ¡Dinero fácil!

Con ese inteligente movimiento hemos visto privados a coleccionistas que en su momento no pudieron formalizar una reserva, sin su edición moderna y curiosa que poner junto a la que un día fuera consola de entretenimiento y razón de nexo familiar.

Pero lejos de sonrojarse, lo compartirán mirando al resto de mortales mirando por encima del hombro.

Nintendo mueve ficha

La compañía japonesa, consciente de la situación de mercado -y sin culpa alguna- generada por la mayor demanda que oferta dispuesta después de su exitoso lanzamiento ha decidido mover ficha.

Pensando en el consumidor, Nintendo Ibérica ha anunciado reposición de unidades tanto en la campaña navideña como en el año 2017 con el fin de cubrir toda la demanda de mercado.

Y es que aunque sea criticable en muchos aspectos, tenemos que reconocer que han sabido responder a la necesidad de sus usuarios.

De esta manera y teniendo presente la especulación sobre su juguete navideño, ha dado un fuerte golpe sobre la mesa imponiendo sus movimientos ante la actitud de aprovechamiento más propia de especuladores que de coleccionistas.

Gracias, Nintendo Ibérica

Estamos convencidos que en éstas líneas compartimos el pensamiento de muchos. Muchos de esos niños que durante los 80 disfrutaron de la NES y que no querían más que recordar tiempos pasados e incluso por qué no, compartir con los más jóvenes de la casa lo que un día fue sentimiento de felicidad.

Y para ti, amigo especulador, te deseamos la mejor de las suertes con la fortuna de no vender las cuatro cajas que ahora ocupan tu habitación.

Previous Takakonuma Greenland, un parque de atracciones de leyenda
Next Un nuevo Pokemon para Nintendo Switch