La tumba más grande del mundo, en Osaka


Mucha gente sabe que Japón estuvo gobernado por sucesivos emperadores, algunos más acertados que otros, que legislaron y enfrentaron a los diferentes clanes familiares desde la noche de los tiempos.

Sin embargo, pocos saben que los 124 emperadores registrados en las crónicas que ha tenido esta cultura, fueron enterrados en distintos monumentos tumulares llamados “kofun” (古墳), repartidos por casi la totalidad de la geografía nipona.

Nosotros hemos podido visitar en años, decenas y decenas de estas tumbas (tantas que hemos perdido la cuenta), y os podemos asegurar que, algunas de ellas, deberían de ser visita obligada.

En una cercana ciudad de osaka llamada sakai, se puede visitar la que está reconocida como la tumba más grande del mundo

Ni las pirámides de Egipto ni la grandiosa tumba del rey Quin Shi Huangdi y sus guerreros de terracota chinos la pueden igualar. Este monumento en el que fue enterrado el desconocido emperador llamado Nintoku (仁徳 ) tiene unas dimensiones colosales y unas características tan propias que la hacen única en todo el país.

Vista aérea del mauselo del emperador. Se pueden ver con claridad las colosales dimensiones
Vista aérea del mauselo del emperador. Se pueden ver con claridad las colosales dimensiones

Las dimensiones asustan: 480 metros de largo y casi 47 millones de metros cuadrados.

Fue construida en el siglo V D.C., y las crónicas cuentan que hasta dos mil hombres cada día trabajan en esta increíble tumba. Un cartel situado en las cercanías de la entrada de la misma reza que centenares de miles hombres reunieron esfuerzos para poder terminarla durante los quince años y ocho meses que llevó su realización.

Este monumento funerario, representa el comienzo del Japón que hoy conocemos, la unión de los antiguos clanes tribales y la aparición de la civilización de los nobles y reyes.

Cartel donde se puede apreciar la gran cantidad de tumbas en esta ciudad cercana a Osaka
Cartel donde se puede apreciar la gran cantidad de tumbas en esta ciudad cercana a Osaka

Lo que hace que este lugar sea tan especial y único es su tan discutida forma: un ojo de cerradura. La única manera de poder ver esa forma es, o bien desde el aire o bien alejándose a largas distancias. Los expertos japoneses en la materia desconocen totalmente la razón por la que se enterraban en tumbas de estas curiosas características.

Existen centenares de teorías, desde las más disparatadas hasta las más racionales; sin embargo, en Corea del Sur, en la zona de Naju (Jeolla del sur), existen tumbas de similar diseño, lo que hace pensar que se pudo importar hacia Japón.

¡No puedes pasar!

Este mensaje es el que siempre nos hemos topado en la mayoría de tumbas que hemos visitado. Y es que tanto en ésta que os estamos recomendando, como en otras muchas, su entrada se encuentra prohibida.

De hecho, tal y como podéis ver en la fotografía de debajo, lo único que se puede observar de este monumento es una entrada con un pequeño sendero que lleva hasta un “torii” (estructura de un poste vertical y horizontal característico de esta cultura), que da la bienvenida al viajero y que, al mismo tiempo, tiene el papel de separar ambos “mundos”.

Esta, entrada, es donde se solían realizar rituales de ofrendas al emperador fallecido para pedir por la prosperidad de la gente.

Entrada a la tumba del emperador. No se puede pasar, y aunque se pudiera, se encuentra cercada por dos peque;os lagos artificiales para protegerla
Entrada a la tumba del emperador. No se puede pasar, y aunque se pudiera, se encuentra cercada por dos pequeños lagos artificiales para protegerla

En una de nuestras reiteradas visitas, encontramos un entrañable anciano vestido con un chaleco amarillo fosforito, y que se dedicaba a guiar a las personas que con cuentagotas se acercaban a este maravilloso enclave.

Aprovechando esa oportunidad que nos había dado el destino, decidimos acercarnos para intentar conseguir algo de información algo más subjetiva, y decidimos preguntarle la razón por la que no se podía pasar del “torii” en este tipo de tumbas. Recordamos como si hoy hubiera ocurrido, cómo el hombre cambió el rostro y nos dijo muy seriamente:

No se puede pasar porque esa es la tierra del emperador, y nadie debe cruzarla; no hay nada bueno esperando al otro lado

Sea como fuere, por supuesto esta tumba fue excavada, y tanto el increíble sarcófago con los restos del emperador, como el ajuar e incluso el resto de una cabeza humana en barro, fueron a parar a diversos museos de la geografía del país.

En las inmediaciones del lugar, existe un museo en el que podréis contemplar restos, reliquias y reproducciones de objetos encontrados en esta tumba que tanto ha traído de cabeza a los historiadores y arqueólogos nipones.

Junto a la tumba existe un maravilloso lago donde las garzas campan a sus anchas
Junto a la tumba existe un maravilloso lago donde las garzas campan a sus anchas

Tanto este monumento, como los centenares que hay por todo el país, guardan muchos secretos aún por descubrir.

Sabemos que están fuera de las guías turísticas, y que incluso es difícil dar con ellos; sin embargo, si tenéis la oportunidad de visitar algunos de éstos os daréis cuenta de que la magia que envuelven los enclaves en los que se encuentran sigue tan viva como hace cientos de años.

¿Por qué deberías visitarla?

  • Lugar absolutamente mágico para la cultura nipona
  • Estás ante la tumba más grande jamás construida
  • Es historia viva
  • No hay casi nadie visitándola durante el año, por lo que el ambiente no se rompe por gritos y exceso de gente como ocurre en otros lugares famosos
  • Los alrededores están llenos de parques y pequeñas barriadas con casas típicas maravillosas
Lago del parque Daisen lindando con la tumba del emperador. Un lugar maravilloso para pasar el día
Lago del parque Daisen lindando con la tumba del emperador. Un lugar maravilloso para pasar el día

¿Cómo llegar a la tumba de Sakai?

Desde Osaka: tren línea JR desde la estación de Tennouji, dirección Wakayama. En tan sólo 15 minutos se llega a la estación de Mikunigaoka. Camina 20 minutos a pie desde esa estación y llegarás a la tumba. En las cercanías se encuentra el parque Daisen, en el que está situado el museo y un lago lleno de garzas y patos totalmente recomendable.

Previous Obon, un festival que disfrutar si viajas en agosto a Japón
Next Infojapan Recomienda | UDON Bilbao