III Salón del Manga y Cultura Japonesa de Bilbao. ¡Este año, más y mejor!


2017, III Salón del Manga y Cultura Japonesa. ¡Y vaya que tercera edición!

Sin duda, el Salón más grande y esperado por la gente de la zona vuelve a salir victorioso de una batalla contra miles de asistentes. Buenas sensaciones y buenas palabras para la oferta que hemos encontrado a lo largo y ancho de todo el programa de actividades.

Como en ocasiones anteriores -y esperamos que en próximas-, el escenario elegido ha sido el Palacio Euskalduna. Referencia y referente. Ideal para el evento.

Pero si nos metemos en faena…

Lo esperado no, mejor. Y así definiría un resumen de nuestro paso por allí.

Como todos los años, apenas dejando a nuestras espaldas dos o tres pasos la entrada, nos encontramos con la zona del Artist Alley patrocinada por Goya Virtual. Una gran apuesta para artistas emergentes y distintas asociaciones para exponer su producto de la manera más directa posible.

El añadido de la zona, la exposición dedicada a la artista KENNEOS con algunas de las obras cedidas por la familia. Un gesto digno de mencionar, un acierto por ambas partes.

Actividades. Una gran apuesta por el Japón tradicional

Aunque no es novedad tener presente actividades relacionadas con la cultura y tradición japonesa en el Salón, en la tercera edición hemos visto como sigue ganando importancia sabiendo convivir con el resto de opciones de entretenimiento.

En la parte más tradicional recurrimos al concierto de Taiko del gran Keita Kanazashi, talleres como el de Kintsugi impartido por Nipponear, las habituales exhibiciones de distintas modalidades de artes marciales y la exposición de armaduras y piezas del Japón Feudal.

Fuera de éstas, no faltan las de siempre. Talleres para todos los públicos sin importar intereses, concursos habituales como los de Cosplay, Pasarela o Karaoke o la zona de videojuegos aportada Euskaltel (Gamegune) ofrecen entretenimiento para todas las horas de desarrollo del evento.

Las novedades, un Photocall patrocinado por FotoSamar y operado por voluntarios y la Caravana Instax de Fujifilm, ambas un éxito absoluto.

Música, otro protagonista

Hablamos de ello en la crónica de Mangamore y volvemos a hacerlo. ¿Existe una mejor forma de animar a los asistentes que con música?

Concierto de la Banda de Areatza interpretando temas de películas, series de animación y videojuegos para empezar fuerte el fin de semana. Y para cerrarlo, el domingo, la Brass Band más cañera posible cerrando un programa de diez. Tokyo Brass Style ganándose al público con su energía, vitalidad y profesionalidad.

La oferta comercial

La oferta comercial que acostumbramos ver, aunque con dos stands más respecto al año anterior. Apreciamos una mejor distribución de los espacios y mayor comodidad para los asistentes en el movimiento entre espacios.

En cuanto a variedad, como en anteriores y próximos eventos, la tendencia manda y el mercado es el que se demanda. Eso sí, echamos de menos algunas ofertas como antaño encontrábamos en eventos.

Por el buen camino

Desde nuestra experiencia podemos decir que el Salón del Manga y Cultura Japonesa de Bilbao va por la línea adecuada para presentarse como un referente en cuanto a eventos de éstas características.

Dejando las cifras a un lado, significativas por si mismas, vemos el interés suscitado a la hora de contar con el apoyo y presencia de personalidades como el Sr. Andoni Aldekoa, actual Director del Palacio Euskalduna o el Sr. Akira Suzuki, Agregado Cultural y de Prensa de la Embajada del Japón en España, quien además entregó premios en alguna de las actividades.


Después de una experiencia tan agradable como agotadora en un fin de semana en el que descansar no es una opción, confiamos en que la edición del año 2018 consiga mantener esa línea de evolución destacable y siga ganando adeptos gracias a una ejecución perfecta de un programa minuciosamente elaborado.

Un diez en todos los sentidos. Desde la planificación hasta la propuesta, sin olvidarnos de cada uno de los invitados, voluntarios y colaboradores que han hecho posible una experiencia inolvidable para todos los que hayan querido cruzar el umbral y adentrarse en este fantástico mundo.

Previous Yo-Kai Watch, una franquicia ligada al éxito y una segunda temporada explosiva
Next Museo Memorial de la Paz de Hiroshima. Una oda a la conciencia.