Pólvora, luces y colores. Hanabi para celebrar el verano en Japón


La celebración con fuegos artificiales forma parte de la tradición cultural de Japón. Conocido como ‘Hanabi’, este término se traduce literalmente como ‘flores de fuego’ por los caracteres utilizados en japonés para su escritura.

La potencia de los fuegos y las numerosas formas y colores que dibujan en el cielo hacen que sean considerados como los mejores del mundo.

Durante los meses de verano, los fines de semana, por todo el país se celebran numerosos festivales que reúnen a miles de personas para contemplar estos famosos espectáculos de luz durante una o dos horas.

Festival de Hanabi en el río Sumida, Tokio

El río Sumida, en Tokio, se convierte en el epicentro de este festival de fuegos artificiales que se celebra el 28 de julio. El cielo nocturno del casco antiguo de la capital nipona se ilumina con los colores de este espectáculo cuyo origen se cree que está vinculado con la costumbre de la gente común de Edo (como se denominaba a Tokio hasta 1868) de ver fuegos artificiales mientras disfrutaba de la noche de verano o en el Festival de Suijin, dedicado a la deidad del agua que se celebraba durante el gobierno de Yoshimune Tokugawa, el octavo Shogun de Tokugawa (1684-1751).

En aquella época, los fuegos artificiales simbolizaban el deseo de apaciguar las epidemias como el cólera. Actualmente se ha convertido en una cita imprescindible de la temporada de verano en Tokio y además de ser los más antiguos y tradicionales de la capital, se han convertido uno de los más famosos del país. Otro festival destacado es el que se celebra en Odaiba, en la bahía de Tokio el 11 de agosto.

10.000 fuegos artificiales en el lago Biwa

El 7 de agosto el lago Biwa, situado en la prefectura de Shiga, se convierte en el escenario de un espectáculo de más de 10.000 fuegos artificiales.

El encuentro reúne cada año a más de 350.000 personas, que disfrutan en la orilla de los colores vivos y las formas y figuras que iluminan el cielo. Este festival es uno de los más impresionantes porque los fuegos artificiales se reflejan en las calmadas aguas del lago Biwa, multiplicando por dos la belleza visual de este espectáculo.

Festival en el mar en Miyajima

El Festival de los fuegos artificiales en el mar que se celebra en Miyajima (Hiroshima) es uno de los más famosos de Japón. Este año tendrá lugar el 25 de agosto y el telón de fondo es la puerta O-torii del Santuario Itsukushima.

Durante una hora se lanzan 5.000 fuegos artificiales, unos 200 de ellos sobre el agua, y ante la atenta mirada de más de 300.000 espectadores. Cada año la temática de los fuegos artificiales es diferente y pone a prueba la creatividad de los artistas de la pirotecnia.

Los fuegos más emotivos en Nagaoka

Tienen su origen en el año 1946, cuando nacieron como evento de conmemoración por los fallecidos en la Segunda Guerra Mundial. Se celebra del 1 al 3 de agosto a orillas del río Shinano, cerca del puente Ote y durante un par de horas ilumina el cielo de la ciudad con ‘flores de fuego’ formando crisantemos, ramos, ‘cataratas del Niágara’ y volcanes de luz y color.

El colofón final llega con ‘Phoenix’: cinco minutos de fuegos artificiales sincronizados con “Júpiter” una canción escrita por Ayaka Hirahara con motivo de un terremoto que asoló el área de Chuetsu en Niigata. La melancólica canción junto con las espectaculares imágenes de los fuegos artificiales llena de emoción a muchos asistentes.

Además de estos festivales, Japón acoge diversas competiciones de fuegos artificiales como el Tsuchiura All Japan Fireworks, considerada la pionera, que contribuyen a mejorar las técnicas y ofrecen también un gran espectáculo para los visitantes. Esta competición está dividida en tres categorías y reúne a los fabricantes y especialistas en fuegos artificiales de todo el país.

Otras de las competiciones destacadas es la que se celebra en Omagari, en la región de Tohoku, en el que los equipos de fuegos artificiales de Japón compiten por ofrecer el mejor espectáculo. También destaca el Akita All Japan Fireworks Competition, que se celebra el cuarto sábado del mes de agosto, y reúne a los mejores profesionales para mostrar al público sus últimas creaciones.


Previous Festivales veraniegos en Nikko. La apuesta por la tradición
Next No todo el haiku es haiku