Fuji Musume & Renjishi; Todo lo que tienes que saber sobre las obras


Heisei Nakamuraza, una de las compañías más prestigiosas de Japón, actuará por primera vez en España del 27 de junio al 1 de julio donde realizará un total de seis funciones en la Sala Roja de los Teatros del Canal.

Rara vez puede verse en los escenarios internacionales un espectáculo de Kabuki, dada la arraigada tradición que existe en Japón y la dificultad de trasladar su numeroso equipo junto con sus grandes montajes.

En este año tan especial, en el que se celebra el 150 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Japón y España, la Embajada ha querido contar con uno de los espectáculos más célebres de Japón de mano de una de las más prestigiosas compañías: Heisei Nakamuraza, creada en el año 2000. Su artifice, Kanzaburo Nakamura, proviene de una de las familias más conocidas del Kabuki.

Tradicionalmente, los actores de Kabuki transmiten sus saberes de generación en generación, por lo que existen famosos apellidos de familia que se dedican a este arte escénica, como la familia Nakamura. Su creador, Kanzaburo, decidió dar un paso más y crear una compañía en la que realizar un Kabuki más innovador y a la vez heredero de la más rigurosa tradición.

La primera función de esta compañía tuvo lugar en Tokio en el año 2000 donde cosechó un gran éxito. Desde entonces, su popularidad se extendió por todo Japón y en ciudades como Nueva York o Berlín. De hecho el New York Times recogió este espectáculo en varios de sus artículos describiéndolo como un verdadero carnaval de la cultura japonesa.

Tras el fallecimiento de Kanzaburo, la compañía se tomó un tiempo de descanso. En 2014 sus hijos tomaron las riendas y volvieron a escena con una aclamada actuación en el Lincoln Center de Nueva York. Desde ese momento, son habituales en los escenarios en Japón.

LAS OBRAS

FUJI MUSUME

Todo espectáculo de Kabuki siempre consta de más de una de obra. En esta ocasión, la compañía trae a España dos representaciones.

Fuji Musume, la primera de las obras que podrá ver el público español, va a ser estrenada en España por esta compañía. Su título puede ser traducido como la “joven de la glicinia”.

El origen de este personaje es muy popular en Japón. Durante la primera mitad del siglo XVII numerosas imágenes religiosas y de motivos populares llamadas Otsue empezaron a ser difundidas entre la población como souvenir de Tokaido, un camino construido en esta época que pasa por Otsu, en los alrededores de Kioto.

Fuji Musume sería uno de los personajes que entrarían a formar parte de estas imágenes y así del acervo popular de la cultura japonesa. Su figura representa a una mujer de la nueva época que siempre va acompañada de su sombrero negro y la flor de glicinia. Tanto es así que se ha convertido en un souvenir muy popular de la cultura japonesa.

Incluso en la Embajada del Japón se puede encontrar una de estas figuras que muestran la mejor tradición de la cultura de Japón.

En esta representación veremos la interpretación que creó el actor Kikugoro Onoe en los años treinta, quien la escenificó bajo el aura de la ninfa de la glicinia. Los espectadores podrán ver a esta joven danzar con elegancia, representando a veces la belleza y a veces el amor.

En esta obra se muestra una de las principales peculiaridades del Kabuki: el onnagata, el actor que representa un papel de mujer. El origen de esta tradición se remonta a los orígenes del Kabuki cuando las autoridades de la época prohibieron a las mujeres realizar este tipo de representaciones para evitar desórdenes sociales.

Desde sus inicios esta imitación del rol femenino se desarrolló gradualmente y fue convirtiéndose en una disciplina que ya no pretendía representar a la mujer real. Ese naturalismo dio paso a la exageración y a una feminidad forzada pero refinada.

Los espectadores podrán observar estos rasgos en el habla ya que se emplea el falsete y en los movimientos de las manos y los brazos, ya de por sí constreñidos por las mangas del kimono, pues son cortos y muy controlados. Los hombros se dejan caer, las rodillas se doblan para reducir la altura y lo más característico es la manera de andar que se feminiza con delicadeza, juntando las rodillas y metiendo los pulgares hacia el interior.

Durante esta representación se van a utilizar un total de tres vestimentas. Como particularidad, los cambios de vestimenta se realizarán mientras el propio actor está en escena. Este cambio de vestuario ante los espectadores se denomina Hikinuki.

Para su realización el actor lleva puesto todo el vestuario, uno encima de otro, y su ayudante denominado Koken, va desatando los hilos con el fin de retirar el kimono exterior en perfecta coordinación con el actor. El cambio de vestuario se realiza en la parte de la danza, para que sea lo más disimulado posible.

En otras ocasiones, estos asistentes también manipulan las mariposas que cuelgan de los extremos de una vara como se verá a lo largo de la obra de Renjishi.

RENJISHI

La segunda obra se denomina Renjishi. La compañía la estrenó por primera vez en 2007 aunque su primera representación se remonta a 1872. Su escenografía está basada en la recreación del monte de la deidad budista Manjushri.

Esta escarpada montaña está atravesada por el puente Shakkyo de treinta metros de largo que marca la frontera entre el mundo de los humanos y el de los espíritus.

Los shishi, animales imaginarios con figura de león, son los guardianes del lugar. Cruzar este puente significa llegar al paraíso de la divinidad.

En la primera parte, los personajes caracterizados como actores de Kyougen aparecen con una marioneta de la cabeza de un león y nos cuentan la leyenda en la que un león arroja a sus hijos al fondo de un valle y anuncia que cuidará únicamente a aquél que consiga volver de allí.

Los intérpretes expresan con sus gestos un amor severo pero profundo. En la parte final, padre e hijos convertidos en el espíritu del león, bailan una coreografía llena de fuerza en la que sus melenas ondean simultáneamente.


Organiza

  • La Embajada del Japón en España
  • El Comité Ejecutivo de Espectáculos de España

Fuente & Fotografías: Embajada del Japón en España

Previous No todo el haiku es haiku
Next Música, maquillaje y pelucas. Lo necesario para la ejecución de Fuji Musume y Renjishi