El Sake, un icono japonés en situación crítica


Así es. Y aunque sonemos alarmistas, hay que ser consciente de la delicada situación actual de la producción de una bebida que representa y se asocia a la cultura y tradición japonesa.

¿Qué es el sake?

El sake, en sí mismo, no necesita mucha presentación. Tanto quien es seguidor de la cultura japonesa como quien no, sabe que hablamos de una bebida alcohólica. Y es precisamente eso.

Su traducción, de forma coloquial, no es otra que la de bebida alcohólica. Sin embargo, en los países occidentales se refiere a un tipo de bebida alcohólica japonesa preparada de una infusión hecha a partir del arroz, y conocida en Japón como nihonshu (日本酒 “alcohol japonés”).

Así se elabora

Aunque podríamos dedicar líneas y líneas a su proceso de elaboración en el que no hay lugar para el azar, hacemos especial mención a la tradición. Sin importar la época en la que éstos artesanos trabajen, la mantienen ofreciendo un producto derivado de la destilería tradicional japonesa con productos propios de la zona y un especial cuidado necesario en sus procesos, completamente manuales.

Pero no es suficiente con trabajar en la línea de los primeros maestros del sake, sino que debe darse en los meses de invierno y a lo largo de aproximadamente 180 días. Esto es sin duda sinónimo de sacrificio y cuidado, dos aspectos que reconoceremos en cada degustación de tan maravillosa bebida.

Su delicada situación

En la actualidad, el sake, a pesar de estar presente en mercados fuera de Japón, sufre una delicada situación.

Las fábricas que antaño tenían cubierto su personal con el que mantener una línea de producción, ahora no lo hacen. Encontramos una falta de cohesión entre las distintas productoras que sin duda es preocupante. Y esto tiene su propia repercusión.

Sin poder determinar los motivos de la falta de estrechas relaciones, lo que si podemos afirmar son sus resultados. Las fábricas están sufriendo un cierre masivo hasta dar con una cifra inferior a mil en todo Japón.

A lo anterior, desde la dificultad de disponer de un equipo humano para la producción hasta la tal vez competitividad entre equipos, hay que sumarle un factor externo. Las bebidas extranjeras están cada vez más presentes a lo largo y ancho del país. De todo tipo, colores y sabores.

La exportación y la Denominación de Origen, una necesidad

En relación al párrafo anterior, hablamos de la dificultad de la exportación de un producto que en ocasiones denominamos selecto.

Y sobre la mesa, ¿qué soluciones se tratan?

Muchas, pero, sobre todo, eficaces con una buena ejecución. Partiendo de la base del etiquetado, que se exige por ley en los países destino, se empieza a ver la luz.

Otra de tantas es la creación de la conocida Denominación de Origen con el fin de que el comprador pueda determinar a través de ésta la región o zona geográfica de la que procede haciendo fácil la distinción de sabores, olores o matices.

Y por listar una tercera, tal vez la de mayor dificultad de implantación. Se propone la creación de distintas organizaciones con el objetivo de aunar a todos los productores de una misma zona, punto que reforzaría la Denominación de Origen ofreciendo al consumidor un producto con mayor garantía si cabe.

El promotor de la propuesta y solución

Japón es un país con un Gobierno aplicado y resolutivo, como hemos visto en infinidad de situaciones sin tener relación entre ellas. Y para un estandarte de su cultura y comercio, no podría esperarse otra forma de actuación.

Para la ocasión se ha creado una organización dependiente directamente del Gobierno desde la que tratar cualquier tema relacionado con lo que hoy nos ocupa. The Cool Japan Public-Private Partnership Platform Project (Cabinet Office, Government of Japan), nombre de la organización encargada de buscar el mejor camino para la solución de lo que se podría considerar una grande piedra en el camino actúa, y lo hace rápido. 

Recientemente celebraron un evento en Nagano el que especialistas internacionales del ámbito culinario se reunieron para debatir el estado actual del sake en Japón y las mejores técnicas para promover su exportación en el extranjero.

Extra: La opinión de Infojapan

Como apasionados de la cultura y tradición japonesa, encontramos en la situación actual del sake un motivo de preocupación.

De igual manera encontramos en la actuación y ejecución de soluciones por parte de la organización responsable una corriente de aire con sensación de actualización y modernización en algunos de sus puntos respecto a la exportación.

Apuestan por su producto y confiamos en que basados en esas medidas consigan estabilizar la producción en todos sus aspectos.

No se puede perder el sake. No se puede perder la tradición.

Previous El diorama de la habitación japonesa que arrasa en internet
Next Japan Weekend Bilbao. La crónica de 2017.