¿Actividad o Relax? Un paseo por las dos caras de Tokio


Tokio es un destino característico por la pluralidad de contrastes que ofrece, ya no sólo por la perfecta convivencia entre su ancestral cultura y modernidad, sino por las diferentes zonas donde es posible disfrutar tanto del lado más activo de la capital nipona como de su rostro más sedentario y tranquilo.

El arte de esquivar personas en el famoso paso de cebra de Shibuya es una de las opciones que hay que experimentar una vez en la vida, pero también es recomendable divertirse en el festival Kagurazaka Matsuri, relajarse en los reconocidos baños – onsen y sento – y disfrutar de Chiyoda-ku Noryo no Yube, un evento único donde flotan cientos de linternas sobre el agua del foso Chiyoda.

De esta forma, Turismo de Tokio propone saborear una verdadera experiencia nipona con actividades que permiten recordar este viaje de verano como incomparable.

La cara tokiota más activa

El Kagurazaka Matsuri es un festival de verano celebrado en el barrio de Shinjuku desde el día 26 hasta el 29 de julio, característico por su inconfundible ambiente animado que rememora el antiguo Tokio. Se trata de un festival en el que sus participantes recorren las calles del Mercado de las Flores, en el Templo Bishamonten Zenkoku-ji, vestidos en yukata – conocido también por kimono –.

En su visita está asegurado contemplar unas panorámicas alucinantes tanto por la iluminación de los faroles chouchin como por su cercanía al templo, además de disfrutar en primera persona de uno de los bailes nipones tradicionales, el Awa-Odori, donde el viajero quedará fascinado por la atmósfera festiva, risueña y amable que se respira.

Por otro lado, el cruce de Shibuya es otro de los atractivos para el turista, ya sea por las incalculables ocasiones en el que ha sido merecidamente fotografiado y grabado, o incluso, por ser el más transitado del mundo.

Además, es considerada como una de las zonas más activas con mayor pluralidad de contrastes en cada una de sus calles o distritos, donde se encuentran desde restaurantes, centros de juegos, cafeterías con Live Music, pubs y grandes almacenes, entre otros.

Sentirse como una hormiga en una de las ciudades más reconocidas del mundo mientras disfruta de la adrenalina de sortear a personas con unas panorámicas de cine es otro de los recuerdos que el viajero enmarcará como inolvidable.

La cara tokiota más relajada

El Festival Chiyoda-ku Noryo no Yube es uno de los eventos en los que disfrutar de la cara más calmada de la capital nipona con unas preciosas vistas en un lugar único: el foso Chidori-ga-fuchi iluminado por 600 linternas que flotan sobre el agua. Se trata de un marco que quedará grabado en la mente del turista desde el día de su celebración, el día 4 de agosto, fecha en la que multitud de tokiotas vestidos con yukata se embarcan para iluminar la ciudad.

Los sento son baños públicos que se empezaron a extender en la época Edo por todo el país, llegando a alcanzar en Tokio nada menos que 600 con poco más de un millón de habitantes.

Se trata de una práctica muy antigua y, sobre todo, relajante donde sus aguas llegan a unas temperaturas de aproximadamente 45 grados. Además, también se encuentran los onsen, o también denominados baños termales, siendo una fuente termal natural con mineralizaciones diferentes que dejan la piel de todo bañista con un tacto muy suave (sube-sube) además de llegar a sanar dolencias como la hipertensión, la mala circulación sanguínea e incluso la esterilidad.

Además, en Japón se pueden encontrar diferentes formas de denominar a los onsen en función del sexo que pueda acceder a ellos o de su carácter público o privado.

De esta forma, el término más usado para los baños masculinos es otoko-yu (aunque también pueden denominarse dansei-no-yu), y para el femenino onna-yu (aunque también pueden denominarse josei-no-yu). Además, a los baños familiares se los denomina kazoku-no-yu, a los exteriores rotemburu, a los públicos soto-yu  y a los privados uchi-yu.

De esta forma, Turismo de Tokio propone disfrutar de esta grata experiencia, perfecta para socializar con todos aquellos amantes de esta práctica y conocer un poco más de la cultura tokiota.


Previous El castillo Fushimi Momoyama. Un Kioto por descubrir.
Next Descubriendo el Ramen 37 38. Un restaurante en Nagai Park.